De la locura feminista al “feminismo loco”: Hacia una transformación de las políticas de género en la salud mental contemporánea // Tatiana Castillo Parada

El artículo De la locura feminista al “feminismo loco”: Hacia una transformación de las políticas de género en la salud mental contemporánea es un trabajo de Tatiana Castillo Parada[1] publicado originalmente en la Revista Investigaciones Feministas 10 (2), páginas 399- 416. (ISSN: 1131-8635 https://dx.doi.org/10.5209/infe.66502 // Recibido: Febrero 2019 / Evaluado: Octubre 2019 / Aceptado: Noviembre…

Foto de la preparación de la pancarta "La Locura No se Cura con Tortura"

#0Contenciones: Un año sin respuestas // Redacción Mad in America Hispanohablante

El martes de esta misma semana, 24 de abril, se cumplía un año de la muerte de Andreas mientras estaba atada con correas a una cama de un hospital de Oviedo (aunque el nombre habitual que se utilice para esta práctica que tanto la ONU como la OMS han tachado de tortura sea «contención mecánica», una vez dejado atrás el eufemismo anterior de «inmovilización terapéutica», aún más sangrante). Cambiamos de eufemismos pero la gente sigue y seguimos siendo atadas en cada unidad psiquiátrica. Y algunas como Andreas, mueren ahí, solas y aprisionadas con correas.

Del cuerdismo como espectáculo // Tomás López Corominas

Llevo unos cuantos años en esto, por lo que ha crecido considerablemente mi comprensión respecto a la omnipresencia del cuerdismo y a la incapacidad del cuerdista, que somos todss, para ser consciente de que vivimos inmersos en un entorno plagado de ideas, actitudes y comportamientos que, a semejanza del machismo o racismo, estereotipan, prejuzgan y discriminan a las personas diagnosticadas por la psiquiatría o tachadas de locas, desde una perspectiva de superioridad cuerda. Machismo y racismo son sobradamente conocidos, por ello fácilmente detectables y socialmente detestables, enseguida todss saltamos a por la agresión y el agresor, sean obvios o no. Sin embargo, el sufrimiento de las personas diagnosticadas por la psiquiatría sigue siendo risible -y condenable rebelarse ante la burla-.