Las asociaciones de familiares y pacientes recibieron casi seis millones de euros de la industria farmacéutica en 2016 // María Álvarez del Vayo

Los intereses de la industria farmacéutica y las asociaciones de pacientes convergen cuando ambos solicitan la disponibilidad del mayor número de medicamentos posible. Sin embargo, los límites de la colaboración no siempre están claros: “Existe una relación que no es buena. Da la impresión de que la industria utiliza a las asociaciones para generar presión a favor de sus productos”.