¿Quieres formar parte de la comunidad Mad in América Hispanohablante?

Nos gustaría invitaros a formar parte de esta comunidad en la que personas que, de uno u otro modo, nos sentimos concernidas por la situación de la salud mental actual -medicalización de la vida, cronificación de los supuestos trastornos, estigmatización por motivos diagnósticos, mercantilización, uso indiscriminado de fármacos, escasez de alternativas, abusos y violaciones de los derechos humanos, etc- podamos compartir ideas y experiencias, visiones de futuro y “evidencias” de que otro modo de afrontar los problemas de la vida es posible

Marcha del Orgullo Loco: Democratizar la locura para reinventar la salud mental // Juan Carlos Cea (Locos por nuestros derechos)

El Colectivo Autogestión Libre-Mente y Locos por nuestros derechos convocan en Santiago de Chile el próximo 17 de diciembre la 2ª Marcha del Orgullo Loco. Por segundo año consecutivo, cientos de personas saldrán a las calles para reclamar el derecho a la locura y celebrar la diversidad humana a través de la reivindicación de una identidad colectiva. Inspirados en el «Mad Pride» norteamericano, con este acto pretenden fortalecer un movimiento que se inserta en la larga tradición de las luchas por los derechos civiles y la justicia social.

Recuperación: ¿Compromiso o liberación? // Jay Watts

Allá por los años 90, recuerdo estar sentada en los jardines de un antiguo gran psiquiátrico mientras un bien intencionado enfermero me hablaba de recuperación. Yo quería fumar, así que de algún modo acepté lo que estaba diciendo, asentí levemente, pero algo no encajaba. ¿Acaso no me estaba diciendo que debería animarme y recuperarme rápidamente? Y si no lo hacía ¿No sería de algún modo por mi culpa? Esa no iba a ser la única vez que oiría hablar de recuperación.

¿Puede el sistema de salud mental causar paranoia? // Tamasin Knight

Desde que me involucré activamente en la salud mental me he dado cuenta de que mucha gente etiquetada de paranoica ha tenido otro diagnóstico psiquiátrico previo. Esto hace que me plantee que tal vez la aparición de esta paranoia, en lugar de estar causada por desequilibrios bioquímicos o incluso vulnerabilidades psicológicas, es probable que tenga sus raíces en la participación de la gente en el sistema de salud mental y como resultado del prejuicio y discriminación que reciben por parte de la sociedad.

Jornadas “Coerción y violencia en salud mental” // Redacción de Mad in America Hispanohablante

¿En qué pensamos cuando hablamos de violencia en salud mental? preguntaba Hernán María Sampietro, “Los ingresos involuntarios, la contención mecánica, el electroshock, la sobremedicación, la medicación forzosa… son formas de violencia tan habituales que nadie duda de su existencia, pero no son las únicas formas de violencia”. Así, durante los dos días de encuentro (VI Jornadas de La Revolución Delirante, 14 y 15 de octubre, Valladolid) fueron varias las personas que señalaron que esta violencia más visible y evidente se sostiene gracias a otra violencia más sutil y cotidiana. La violencia en salud mental, de forma análoga a la violencia de género, no solo es la que se ejerce sobre un cuerpo.

Locofobia

Las personas con diagnósticos podemos tener dificultades para comunicarnos, y estas dificultades pueden ser tan variadas, y alcanzar tantos grados, como las que experimentan las personas sin diagnósticos. En mi caso particular, las dificultades para comunicarme nunca me han quitado el sueño. Suelo tener más dificultades para llegar a fin de mes, por ejemplo. […] Sin embargo, (por suerte no muy a menudo) a veces pasa, que estos asuntos me quitan el sueño. Asuntos que tienen que ver con el cariño y sus caminos, a veces tortuosos, que incluyen comunicaciones fracasadas. («Te juro, corazón, que no es falta de amor, pero es mejor así», enorme como siempre Chavela Vargas).