• ¿Evolución o revolución? Por qué la psiquiatría occidental no va a cambiar de un modo progresivo // Gary Sidley

    Hace cinco años, cuando trabajaba como psicólogo clínico en el sistema psiquiátrico británico, un compañero me instaba a ser más paciente. Después de escucharme –de nuevo- expresar mi frustración en relación a la velocidad de los cambios, y a la tenaz resistencia del enfoque biomédico del sufrimiento humano, me animaba a contemplar los modestos y progresivos desarrollos en el sistema actual, a no esperar mucho ni demasiado rápido, y a luchar por la “evolución, no por la revolución”. Pero, ¿es realista esperar que la inclinación biologicista de la psiquiatría occidental pueda cambiar a pequeños pasos? En la última década de mi carrera profesional en servicios de psiquiatría tuve la certeza cada vez mayor de que era necesario un cambio de paradigma –algo parecido a una revolución- si, como sociedad, queríamos promover o restaurar de un modo significativo una salud mental positiva a nuestros conciudadanos. Una reflexión más profunda me reveló cuatro razones para mi pesimismo acerca de un potencial cambio orgánico en el sistema actual...
  • ¿Realmente necesitamos profesionales de Salud Mental? // Gary Sidley

    Profesionales de todo el mundo Occidental, de diversas disciplinas, se ganan la vida ofreciendo sus servicios para reducir la tristeza y el sufrimiento de las personas que buscan su ayuda. ¿Estos asistentes remunerados representan una fuerza fundamental para curar, facilitando los procesos de recuperación de las personas con problemas de salud mental, o son una parte considerable del problema, manteniendo nuestro sistema modestamente eficaz y a menudo perjudicial?
  • Se trata de coerción ¡Tonto! // David Cohen

    Desde el inicio, el sistema psiquiátrico ejerció la coerción a sus lunáticos y locos en los manicomios, a sus ingresados y pacientes en los hospitales mentales, y a sus usuarios y clientes en la comunidad. (Es cierto, que durante un breve espacio de tiempo, en la primera década del siglo XIX, John Connolly, el superintendente de un asilo británico, impulsó un movimiento para prohibir todas las restricciones físicas dentro de su establecimiento, pero no duró mucho.) El elemento coercitivo de la psiquiatría se ha mantenido a pesar de todos los cambios en las formas y lugares de tratamiento. Esta es la parte de la psiquiatría que no ha cambiado.
  • Lo que su médico debiera decirle sobre los antidepresivos // Paul W. Andrews, Lyndsey Gott, y J. Anderson Thomson, Jr.

    El tratamiento que se prescribe habitualmente a personas deprimidas son los fármacos antidepresivos. También suelen prescribirse con frecuencia en otros cuadros clínicos como la depresión bipolar, el trastorno de estrés postraumático, el trastorno obsesivo-compulsivo, los síndromes de dolor crónico, el abuso de sustancias, la ansiedad y los trastornos alimentarios. Según un informe de 2011 publicado por Centers for Disease Control and Prevention –Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades– de USA, aproximadamente una de cada diez personas (11%) de más de 12 años toma medicamentos antidepresivos.[1] Entre 2005 y 2008, los antidepresivos fueron el tercer tipo de medicamento recetado más frecuentemente recetado a personas de cualquier edad, y el más utilizado entre personas de 18 a 44 años. En otras palabras, a millones de personas al año se les receta antidepresivos y se ven afectados por ellos. La opinión general es que los medicamentos antidepresivos son eficaces y seguros. Sin embargo, la literatura científica muestra que esa creencia es errónea. Aunque todos los medicamentos con receta médica presentan efectos secundarios, los fármacos antidepresivos parecen causar más daño que beneficio en el tratamiento de la depresión. Hemos revisado las pruebas existentes al respecto en un artículo recientemente publicado en la revista Frontiers in Psychology.
  • Guía para utilizar los neurolépticos a dosis mínimas: por qué y cómo // Volkmar Aderhold y Peter Stastny

    Este trabajo del psiquiatra alemán Volkmar Aderhold (Institute for Social Psychiatry at the University of Greifswald, Alemania) y el psiquiatra estadounidense Peter Stastny (Department of Epidemiology, Columbia University, Nueva York, USA) recoge de forma exhaustiva el conocimiento científico más actual acerca de la medicación antipsicótica y su uso en personas diagnosticadas de trastornos del espectro de la esquizofrenia. Se trata de una guía que facilita criterios para una utilización de estos fármacos maximizando su beneficio potencial y minimizando sus daños.
  • El cuento del gato // Phil Thomas

    “Lo llevamos a la playa para que se le quitara la paranoia”. Esta es la frase terrible pronunciada por uno de los policías imputados en la muerte de un vecino del barrio de Las Seiscientas, en Cartagena.