La psiquiatría defiende sus antipsicóticos: Un caso práctico de corrupción institucional // Robert Whitaker

La psiquiatría ortodoxa no presenta nuevas posibilidades de recuperación para las personas que atienden. Ocultan la información de esa índole perjudicando a millones de pacientes y a sus familias y, por lo tanto, a toda la sociedad. Seguimos viviendo en una sociedad que organiza su tratamiento –y sus leyes respecto a los pacientes psiquiátricos- basándose en un relato falso que sirve más a intereses gremiales que al interés de los pacientes.