Conciencia de enfermedad

Si yo fuera psiquiatra, nada me molestaría más que el hecho de que un cliente potencial no tuviese conciencia de enfermedad. Eso le quitaría sentido a mi profesión, sería como una piedra de toque, un desafío ofensivo. Pero me molestaría aún más que ese cliente potencial, además de no tener conciencia de enfermedad, ni siquiera sufriese.

Primeros episodios psicóticos. Las trampas del lenguaje o de cómo confundir hipótesis con hechos // Miguel Hernández González

Ponencia perteneciente al Simposio XXV Congreso Nacional de la AEN: Psicosis agudas vs. Primeros episodios psicóticos o del riesgo de cronificar desde el diagnóstico. Las otras dos se pueden encontrar también en la web de Postpsiquiatría. […] El tema del que voy a hablar tiene que ver con las trampas del lenguaje, tema por el…

Psicofármacos que matan y denegación organizada

Peter Gøtzsche no es psiquiatra, es médico y Máster de Ciencia en Biología y Química. Fue director del Nordic Cochrane Center y actualmente es catedrático de Diseño y Análisis en Investigación Clínica en la Universidad de Copenhague. Esta mirada no psiquiátrica y experta en investigación es la mayor fortaleza de su texto. En él, Gøtzsche realiza un análisis concienzudo de los hallazgos que han sostenido la creencia en la eficacia de los psicofármacos, su lugar privilegiado en el tratamiento de los problemas mentales y su aparente inocuidad. Durante su empeño, a veces se pregunta cómo los psiquiatras hemos dejado que las compañías farmacéuticas tomen el control de nuestra disciplina y determinen cómo han de ser tratados nuestros pacientes.

Atajar el malestar sin vestirlo de diagnóstico

“En el año 2007 nos gastamos en EE.UU 25.000 millones de dólares en antidepresivos y neurolépticos (más que el PIB de Camerún, un país de 18 millones de habitantes)… (con los supuestos avances en los tratamientos y su amplia utilización) cabría esperar que el número de enfermos mentales graves hubiese disminuido en los últimos 50 años; y más, tras 1987, con la llegada del Prozac y otros medicamentos de segunda generación… Sin embargo, durante este periodo de revolución psicofarmacológica el número de enfermos mentales graves en EE.UU se ha disparado.. Y lo más preocupante, esta plaga moderna se ha propagado a los niños”